Desde hace bastantes años me ha atraído el diseño 3D por ordenador, aunque nunca he sido un experto en ello. Comencé con una antiquísima versión del 3D Studio del Yost Group, allá por los años 90 y bajo sistema operativo MS-DOS (sí sí, a pelo!!). Después conseguí una versión 3D Studio MAX para Windows, pero con el tiempo lo fui dejando en el olvido. Complicado y laborioso, pero como siempre he tenido paciencia pues conseguía algún resultado más o menos visible, incluso animaciones de objetos, iluminación, cámaras, etc. Entre discos duros de la época he rescatado alguna imagen que podéis ver aquí a la derecha.

Recuerdo también otro programa que usé para diseñar objetos que formaban parte de los escenarios de simuladores de vuelo. Se llamaba Gmax, era un derivado del 3D MAX específico para esa tarea. De simulación de vuelo también puedo hablar largo y tendido, igual algún día me animo.

Modelo semáforo 3D, 3D Studio, Gilitadas

Ha pasado el tiempo y han cambiado mucho las cosas. Tanto que hasta ya se puede tener en casa una impresora 3D a precios asequibles. Es algo que me ronda la cabeza y seguro que terminaré probando. Pero claro, el paso previo a la impresión en tres dimensiones es hacer el modelo de lo que se quiere imprimir. Para esto también hay ahora gran variedad de programas, incluso gratuitos. He probado ya alguno de ellos, buscando los que fueran capaces de exportar el modelo en formato STL que es el que leen las impresoras 3D:

Sketchup: un editor visual muy al estilo de lo que ya había usado anterriormente. Lo he probado poco pero no parece muy complicado.

OpenSCAD: es un editor curioso, no se diseña gráficamente sino que se hace a través de funciones matemáticas y elementos geométricos predefinidos. Para los programadores es muy intuitivo y sencillo de usar.

Hay muchos más pero todos ellos son similares en cuanto a manejo y diseño, los aficionados o profesionales del CAD no tendrán problemas. En cualquier caso hay que perder unas cuantas horas midiendo, modelando, afinando la malla (normales de las caras, que no tenga huecos sobre todo si va a ser para imprimir en 3D, etc).

Hay otra opción, escanear piezas reales para generar un duplicado digital, pero de momento necesitamos caros escaner láser 3D, que a partir de un determinado tamaño de pieza (no muy grande) son realmente de precios estratosféricos.

Regadera, modelo 3D. Gilitadas

Hace poco, pululando por instructables.com, una página que recomiendo de verdad a todos los amantes del DIY (“hágalo usted mismo”), encontré una forma de generar modelos 3D a partir de simples fotos del objeto. Era tan simple y barato (gratis) que me propuse probarlo. Se trata de conseguir un buen conjunto de fotografías del objeto, tomadas desde todos los ángulos para cubrir por completo su geometría. Después se las pasamos a un programa que se encarga de modelar la malla y aplicar texturas.

Hay dos o tres programas que hacen esta función, yo he probado uno realmente sencillo y de uso libre: Autodesk Memento. Tiene la gran ventaja de funcionar en la nube, por lo que da igual la potencia del ordenador que usemos para modelar. El inconveniente es que necesitaréis subir unos cuantos megas de imágenes a internet. Para la primera prueba elegí la regadera de la izquierda. Después de 81 fotos a su alrededor y una hora de proceso, el resultado es el que veis a continuación. Sorprendente!

Actualización agosto 2017

A fecha de hoy, Autodesk ha eliminado Memento de su lista interminable de productos. A cambio nos ofrece ReMake, es muy similar a lo expuesto en el artículo y gratuito si no se usan más de 50 fotos por modelo. Para cantidades mayores funciona por suscripción.

Actualización abril 2018

Nuevo cambio por parte de Autodesk. Ya van cuatro versiones de un mismo programa y con nombres diferentes. Remake ha desaparecido, a cambio ahora existe Recap. Pero esta vez ya no tenemos opción gratuita, sólo una versión de prueba que a mi no me ha funcionado. Un punto negativo para Autodesk, habrá que investigar otros productos (que los hay).