PETG

Un plástico polivalente y fácil de imprimir, apto para casi todo

Nueva entrada cuyo protagonista es quizá el plástico que más me gusta para impresión 3D: PETG. Proviene del PET (Tereftalato de Polietileno), un poliester al que se le modifica la cadena de etilen-glycol, obteniendo un copoliester.

Vamos a lo práctico sin tantos tecnicismos. El PETG es un plástico perfectamente adaptado a la impresión 3D. De forma natural tiene un alto grado de transparencia, aunque se le añaden tintes con los que cambia de color y consigue opacidad. Una de las características más importantes de este plástico son sus propiedades mecánicas.

  • Elasticidad: el PETG tiene un módulo de elasticidad más alto que el PLA, por lo tanto es mucho menos frágil. En capa fina es un material que se puede doblar sin romper, no obstante en espesores mayores consigue una consistencia importante.
  • Resistencia: aguanta muy bien golpes y esfuerzos, tanto a compresión como a tracción, por su gran adhesión entre capas. En este sentido es comparable al ABS.
  • Temperatura: su temperatura de reblandecimiento es de unos 85ºC, bastante más alta que la del PLA, aunque algo menor que el ABS. A bajas temperaturas también presenta buena resistencia.

El PETG tiene otra serie de características que le hacen aun más interesante. Entre ellas una muy baja absorción de humedad. Esta circunstancia, unida a sus propiedades de temperatura, le hacen un material adecuado para aplicación en exteriores. Es también un plástico que aguanta bien el ataque de agentes químicos. En Estados Unidos se considera un material apto para el uso alimentario, pero se debe tener precaución si el proceso de producción no está controlado (boquillas de acero inoxidable, ambiente esterilizado, etc).

Con todas estas características, el PETG es finalmente un material muy adecuado para objetos funcionales, piezas que vayan a estar sometidas a tensiones o esfuerzos.

A la hora de imprimir es un material bastante cómodo de trabajar. La temperatura de impresión es de unos 240ºC, más alta que para el PLA pero aun asequible para gran cantidad de impresoras. La cama caliente necesita mayor temperatura, alrededor de los 80ºC. El efecto “warping” es bastante reducido, normalmente no nos da sorpresas de deformaciones. En cuanto al ventilador de impresión, mi experiencia es que es un material que le gusta mantenerse caliente, por lo que no lo uso en las dos o tres primeras capas, y después sólo a un 30% a 50%.

Características

  • Temperatura de impresión:  ∼ 240ºC
  • Temperatura cama:  ∼ 80ºC
  • Reblandecimiento:  ∼ 85ºC
  • Ventilador impresión:  30% – 50%
  • Densidad:  1.27 g/cm3
  • Dificultad de uso:  Baja

Apto para piezas y objetos funcionales, sometidos a esfuerzos o golpes. Adecuado para uso en exteriores.

Tengo que reconocer que con el PETG sólo he probado una marca, pero me ha salido tan bien desde el primer carrete que desde luego la recomiendo sin lugar a dudas: PETG Smartfil de Smart Materials 3D, una empresa de Jaén que fabrica filamentos de muy buena calidad. Carretes servidos en bolsas con cierre hermético para preservar de la humedad.

Os dejo unos cuantos ejemplos de trabajos que he realizado en PETG. Pinchando en la imagen se abre más grande.